Archivo de la etiqueta: remanente de la supernova

El remanente de la supernova Puppis A

PupAmulti_rot
Créditos de imagen: X-ray: NASA/CXC/IAFE/G. Dubner et al.,ESA/XMM-Newton Infrared: NASA/ESA/JPL-Caltech/GSFC/R. Arendt et al.

Impulsado por la explosión de una estrella masiva, el remanente de la supernova Puppis A se esparce en el medio interestelar circundante, a unos 7.000 años luz de distancia. A esta distancia, este  detalle en falso color de su expansión tiene unos 180 años luz de diámetro. Está basado en el conjunto de datos en rayos X más completo obtenido hasta ahora procedente de las observaciones del Chandra y del XMM / Newton, así como de los datos infrarrojos del Telescopio Espacial Spitzer. En tonos azules, el resplandor filamentoso de rayos X proviene del gas calentado por la onda de choque de la supernova, mientras que la emisión infrarroja que se ve en rojo y verde proviene del polvo caliente. Los tonos pastel perfilan las regiones donde el gas impactado y el polvo caliente se mezclan. La luz de la supernova inicial, provocada por el colapso del núcleo de la estrella masiva, llegó a la Tierra hace unos 3.700 años, pero el remanente de la supernova Puppis sigue siendo una fuente importante de  rayos X en el cielo.

APOD NASA 12-Sep-14

El remanente de la supernova SN 1006

sn1006c
Créditos de imagen: NASA,ESA,Zolt Levay (STScI)

Una nueva estrella, probablemente la supernova más brillante detectada en toda la historia humana, iluminó el  cielo del planeta Tierra en 1006 dC. La nube de restos en expansión de la explosión estelar, que se encuentra en la constelación austral de  Lupus, ofrece todavía un espectáculo de luz cósmica en todo el espectro  electromagnético . La  imagen incluye datos de rayos X procedentes del Observatorio Chandra en azul, datos ópticos en tonos amarillentos y datos de radio en rojo. Esta nube de restos, conocida actualmente como el  remanente de la supernova SN 1006, tiene unos 60 años luz de diámetro y representa los restos de una estrella enana blanca. La compacta enana blanca, parte de un  sistema binario de estrellas , captaba gradualmente material procedente de la estrella compañera. Finalmente, la acumulación de masa desencadenó una explosión termonuclear que destruyó la estrella enana. Como la distancia del remanente de la supernova es de unos 7.000  años luz , la explosión tuvo lugar realmente 7.000 años antes de que la luz llegara a la Tierra en 1006. Las ondas de choque del remanente  aceleran las partículas a energías extremas; se cree que son una fuente de los misteriosos rayos cósmicos.

APOD NASA 12-Jul-14

El remanente de la supernova de Vela

de7a0428a250705f05eced1395eef9f4.1824x0_q100_watermark_watermark_opacity-20_watermark_position-6_watermark_text-Copyright Ignacio Diaz Bobillo
Hace unos once mil años, una estrella de la constelación de Vela  estalló y creó un extraño punto de luz que los humanos que vivían al principio de la  historia registrada pudieron contemplar. Las capas externas de la estrella se estrellaron contra el  medio interestelar e impulsaron una onda expansiva que todavía es visible hoy en día.En  rayos X se ve una  onda de choque en expansión más o menos esférica. La imagen muestra en  luz visible algunos restos de aquella explosión gigantesca. A medida que el gas se aleja de la estrella estallada se descompone , reacciona con el medio interestelar y produce luz en diferentes colores y bandas de energía. el centro del  remanente de la supernova Vela queda un  púlsar , o sea, una estrella más densa que la materia nuclear que gira sobre sí misma más de diez veces por segundo.

Imaging cameras: Canon EOS 1000D / Rebel XS
Mounts: Losmandy G11
Guiding telescopes or lenses: Bouch & Lomb SCT 80/800
Guiding cameras: Philips SP 900 NC
Focal reducers: Astro-Physics 0.75x
Software: Canon Digital Photo Professional, PixInsight, PHD guiding
Dates: Jan. 19, 2012
Frames: 44×300″
Integration: 3.7 hours

Autor: Ignacio Diaz Bobillo

Astrofotografía del día de SPONLI 19/03/2014

M1: Nebulosa del Cangrejo en Ha, OIII

e8cd6101bb3d99bc9d9504776d4fdf5c.1824x0_q100_watermark_watermark_opacity-3_watermark_position-6_watermark_text-Copyright Petko Marinov

La Nebulosa del Cangrejo (también conocida como M1, NGC 1952, Taurus A y Taurus X-1) es un resto de supernova de tipo plerión resultante de la explosión de una supernova, vista por primera vez en el año 1054 (SN 1054), por astrónomos chinos y árabes. La nebulosa fue observada en el año 1731por John Bevis. Es el resto de una supernova que fue observada y documentada, como una estrella visible a la luz del día, por astrónomos chinos y árabesel 5 de julio del año 1054. La explosión se mantuvo visible durante 22 meses. Con este objeto, Charles Messier comenzó su catálogo de objetos no cometarios. Situado a una distancia de aproximadamente 6.300 años luz (1.930 pc2 ) de la Tierra, en la constelación de Tauro, la nebulosa tiene un diámetro de 6 años luz (1,84 pc) y su velocidad de expansión es de 1.500 km/s.

Imaging telescopes or lenses: Selfmade Super Astrograph 8″ f4
Imaging cameras: SBIG ST- 8300M
Mounts: Skywatcher AZ EQ6 GT
Guiding telescopes or lenses: Selfmade Super Astrograph 8″ f4
Guiding cameras: ALccd5-IIm
Software: Fitswork, Adobe Photoshop CS5
Filters: Baader Planetariun Ha 7nm, Baader Planetariun OIII 8.5nm
Accessories: TS 9mm OAG, Pal Gyulai Komakorrektor
Dates: March 11, 2014, March 12, 2014
Frames:
Baader Planetariun Ha 7nm: 16×900″
Baader Planetariun OIII 8.5nm: 16×900″
Integration: 8.0 hours

Autor: Petko Marinov

Astrofotografía del día de SPONLI 15/03/2014

Seleccionamos las mejores obras de los astrofotógrafos aficionados con detalles de toma, los ajustes del equipo y soft.

El largo chorro de la nebulosa del Faro

A pulsar moving at supersonic speeds about 23,000 light years from Earth.
Créditos de imagen: NASA /CXC /ISDC /L. Pavan et al.

El viento de un púlsar, una estrella de neutrones magnetizada que gira rápidamente mientras cruza el medio interestelar a más de 1.000 kilómetros por segundo, engendró la  nebulosa del Faro .

El púlsar y la nebulosa (catalogada como IGR J1104-6103 ), indicados en la parte inferior derecha de  esta imagen del Observatorio Chandra  de rayos X , se encuentran a unos 23.000 años luz de distancia en la constelación austral Carina. Las partículas energéticas  generadas por el púlsar son arrastradas en el interior de la cola en forma de cometa hacia arriba y a la izquierda en la dirección del movimiento del púlsar desde el remanente de la supernova original.  Tanto el púlsar fugitivo como el remanente en expansión son el resultado de  la explosión y el colapso del núcleo de una estrella masiva.

Esta escena de extremos cósmicos exóticos se complementa con un largo chorro en espiral que se extiende unos 37 años luz casi en ángulo recto en relación al movimiento del púlsar. Este  chorro de partículas de alta energía es el más largo conocido de cualquier objeto de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

APOD NASA 21-feb-2014